Acción de Gracias: Tradición, Orígenes y Significado

El Día de Acción de Gracias es un feriado particularmente estadounidense. La palabra evoca imágenes de fútbol, ​​reuniones familiares, pavo asado con relleno, pastel de calabaza y, por supuesto, los peregrinos y Wampanoag, los reconocidos fundadores de la fiesta. Sigue leyendo para descubrir porqué siempre fue así. 

Este artículo explora el desarrollo de la tradición americana del Día de Acción de Gracias. Desde la antigüedad, los pueblos nativos de América del Norte han celebrado dar gracias por sus cosechas exitosas,por la esperanza de una buena temporada de crecimiento a principios de la primavera y por la buena fortuna, como el nacimiento de un niño. Dar gracias fue, y sigue siendo, la razón principal de esta celebración americana.

Al igual que las tradiciones nativas en América del Norte, las celebraciones con festejos en Inglaterra y en toda Europa después de una cosecha exitosa son tan antiguas como la cosecha misma. 

En 1621, cuando sus trabajos fueron recompensados ​​con una cosecha abundante después de un año de enfermedad y escasez, los peregrinos dieron gracias a Dios y celebraron su generosidad con banquetes y deportes (recreación). Para las  personas de fe cristiana, esto no era simplemente una alegría, sino también una alegre efusión de gratitud. 

La llegada de los peregrinos y puritanos trajo nuevas tradiciones de Acción de Gracias a la escena estadounidense. La celebración nacional actual es una mezcla de dos tradiciones: la costumbre de Nueva Inglaterra de regocijarse después de una cosecha exitosa, basada en los antiguos festivales de cosecha ingleses y una solemne celebración religiosa que combina oración y festejos.

La Florida, Texas, Maine y Virginia se declararon como los primeros sitios en festejar el Día de Acción de Gracias y documentos históricos lo respaldan. Los exploradores españoles y otros colonos ingleses celebraron los servicios religiosos de acción de gracias años antes de la llegada del barco Mayflower a las costas americanas. Sin embargo, pocas personas sabían sobre estos eventos hasta el siglo XX. Eran celebraciones aisladas, olvidadas mucho antes del establecimiento de la fiesta estadounidense, y no jugaron ningún papel en la evolución del Día de Acción de Gracias. Su origen oficial lo marca el evento de 3 días en Plymouth en el otoño de 1621, ese fue “el nacimiento histórico de la fiesta estadounidense de Acción de Gracias. “

Entonces, ¿Cómo se identificaron los Peregrinos y la tribu Wampanoag con el Primer Día de Acción de Gracias estadounidense?

¿Cosecha en casa o Acción de Gracias?
¿Cosecha en casa o Acción de Gracias?

¿Cosecha en casa o Acción de Gracias? 

Los colonos peregrinos de la colonia de Plymouth en una carta, comentaron: “Tuvimos una buena cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar para que, después de una manera especial, nos regocijaramos juntos. Estos sucesos fueron buenos como también dar gracias a Dios”.

En 1622, sin su aprobación, esta carta conocida como la carta de Winslow se imprimió en un panfleto que los historiadores comúnmente llaman Relación de Mourt. Esta descripción publicada del Primer Día de Acción de Gracias se perdió durante el período colonial. Fue redescubierto en Filadelfia alrededor de 1820. 

El anticuario Alexander Young incluyó el texto completo en sus Crónicas de los Padres Peregrinos en 1841. El reverendo Young vio una similitud entre la acción de gracias estadounidense contemporánea y la fiesta de la cosecha de 1621. En las notas a pie de página que acompañaron la carta de Winslow, Young escribió: “Este fue el primer Día de Acción de Gracias, el festival de la cosecha de Nueva Inglaterra. En esta ocasión, sin duda se deleitaron con el pavo salvaje y la carne de venado ”.

Vacaciones puritanas 

El Día de Acción de Gracias estadounidense también tiene su origen en las prácticas de fe de la Nueva Inglaterra puritana, donde la estricta doctrina calvinista marcaba el sábado, los días de ayuno y las acciones de gracias como fiestas religiosas o “días santos”. 

Para los puritanos, un verdadero “Día de acción de gracias” era un día de oración y humillación piadosa, agradeciendo a Dios por su providencia especial. Los eventos auspiciosos, como el final repentino de la guerra, la sequía o la peste, pueden inspirar una proclamación de acción de gracias. Fue como tener un sábado adicional durante la semana. 

Los ayunos y las acciones de gracias nunca caían en domingo. A principios de 1600, no eran eventos anuales. Simultáneamente instituido en Plymouth, Connecticut y Massachusetts, el Día de Acción de Gracias se convirtió en un evento regular a mediados del siglo XVII y fue proclamado para celebrarse cada otoño por las colonias individuales.

La fiesta cambió a medida que los puritanos dogmáticos del siglo XVII se convirtieron en los yanquis más cosmopolitas del siglo XVIII. En la década de 1700, el significado emocional de la familia de Nueva Inglaterra unida en torno a una mesa de comedor eclipsó la importancia civil y religiosa del Día de Acción de Gracias. Llevado por los emigrantes yanquis que se desplazaban hacia el oeste y la prensa popular, las tradiciones navideñas de Nueva Inglaterra se extenderían al resto de Estados Unidos.

Fiesta Nacional Americana 
Fiesta Nacional Americana

Fiesta Nacional Americana 

El Congreso Continental proclamó el primer Día de Acción de Gracias en 1777. Un evento sombrío, recomendó específicamente “que el trabajo servil y tales recreaciones (aunque en otros momentos inocentes) puedan ser inapropiados para el propósito de este nombramiento y deben omitirse en un momento de tan solemne ocasión.”

Los presidentes Washington, Adams y Monroe proclamaron la fiesta Acción de Gracias como fiesta nacional, pero la costumbre dejó de usarse en 1815, después de lo cual la celebración de la fiesta se limitó a celebraciones por Estado. En la década de 1850, casi todos los estados y territorios celebraban el Día de Acción de Gracias.

Muchas personas sintieron que esta fiesta familiar debería ser una celebración nacional, especialmente Sarah Josepha Hale, la influyente editora de la popular revista para mujeres Godey’s Lady’s Book. En 1827, comenzó una campaña para restablecer la festividad, siguiendo el modelo de los primeros presidentes. Ella solicitó públicamente a varios presidentes nombrarlo como evento nacional. Los esfuerzos de Sarah Josepha Hale finalmente tuvieron éxito en 1863, cuando pudo convencer al presidente Lincoln de que un Día de Acción de Gracias nacional podría servir para unir a un país devastado por la guerra. 

El Presidente declaró dos Acción de Gracias nacionales ese año, una para el 6 de agosto celebrando la victoria en Gettysburg y una segunda para el último jueves de noviembre. Sin embargo, ni Lincoln ni sus sucesores lo proclamaron como feriado. Otro presidente tuvo que proclamar el Día de Acción de Gracias, sólo como el último jueves de noviembre. 

En un movimiento controvertido, el presidente Franklin Roosevelt alargó la temporada de compras navideñas al declarar el Día de Acción de Gracias el último jueves de noviembre. Finalmente, en 1941, el Congreso respondió estableciendo permanentemente el feriado como el cuarto jueves del mes de noviembre.

El rol del peregrino y la tribu de Wampanoag
El rol del peregrino y la tribu de Wampanoag

El rol del peregrino y la tribu de Wampanoag 

Los peregrinos y la tribu nativa de Wampanoag no se identificaron particularmente con el Día de Acción de Gracias hasta aproximadamente el año 1900, aunque el interés en los peregrinos como figuras históricas comenzó poco antes de la Revolución Americana.

Con la publicación del poema más vendido de Longfellow, The Courtship of Miles Standish (1848) y la recuperación del manuscrito perdido del gobernador Bradford, el interés público en los Peregrinos y la tribu nativa de Wampanoag creció justo cuando el Día de Acción de Gracias se hizo nacionalmente importante. 

Hasta el tercer cuarto del siglo XIX, la música, la literatura y el arte popular se concentraron en el desembarco de los peregrinos en Plymouth Rock y sus primeros encuentros con los nativos en Cape Cod.

Después de 1890, las representaciones de los Peregrinos y los Wampanoag comenzaron a reflejar un cambio de interés en la celebración de la cosecha de 1621. A principios del siglo XX, los Peregrinos y el feriado de Acción de Gracias se utilizaron para enseñar a los niños sobre la libertad estadounidense y cómo ser buenos ciudadanos. 

El pavo y su tradición gastronómica regional
El pavo y su tradición gastronómica regional

El pavo y su tradición gastronómica regional

El clásico menú de Acción de Gracias de pavo, arándanos, pastel de calabaza y tubérculos tiene su base en las cosechas de otoño de Nueva Inglaterra. En el siglo XIX, cuando las tradición se extendió por todo el país, los cocineros locales modificaron el menú por elección. 

Hoy en día, muchos estadounidenses se deleitan en dar a sus productos regionales, recetas y condimentos un lugar en la mesa de Acción de Gracias. Tenemos el ejemplo de Nuevo México, con chiles y otros sabores del sudoeste americano que se usan en el relleno, mientras que en la Bahía de Chesapeake, el cangrejo favorito local, a menudo aparece como un aperitivo festivo o como un ingrediente en el aderezo. 

Otro ejempo es Minnesota, donde el pavo podría estar relleno de arroz salvaje. En el estado de Washington, las avellanas cultivadas localmente se presentan en rellenos y postres. Por otro lado Indiana, con los postres de caqui que son el favorito de Acción de Gracias. Y en Key West, la tarta de lima se une a la tarta de calabaza en la mesa. Algunas especialidades incluso se han convertido en adiciones regionales ubicuas a los menús locales de Acción de Gracias. Y Baltimore, por ejemplo, es común encontrar chucrut junto con el pavo de Acción de Gracias.

La mayoría de estas variaciones regionales se han convertido en gran medida, en un fenómeno local. Un medio para conectarse con las cosechas locales y sus alimentos especiales. Sin embargo, esto no fue lo mismo para las influyentes tendencias de Acción de Gracias en el sur de los Estados Unidos que tuvieron un tremendo impacto en el menú del siglo XX.

El maíz, las patatas y la carne de cerdo forman la columna vertebral de la cocina casera tradicional del sur. Estos alimentos básicos proporcionaron los ingredientes principales en las adiciones de Acción de Gracias del sur como el jamón, las cazuelas de camote, los pasteles y los postres, y el aderezo de pan de maíz. 

Otras contribuciones populares del sur del país incluyen ambrosía (una ensalada de frutas en capas tradicionalmente hecha con cítricos y coco, algunas recetas más recientes usan mini malvaviscos y frutas enlatadas), galletas. Y una gran cantidad de guisos de verduras e incluso macarrones con queso. 

A diferencia del menú tradicional de Nueva Inglaterra (norte de Estados Unidos), con su plato de postres de pastel de carne picada, manzana y calabaza. Los sureños agregaron una variedad y selección de postres desconocidos en los comedores del norte, incluidos pasteles regionales, pudines y numerosos zapateros. 

Muchas de estas adiciones al menú de Acción de Gracias se extendieron por todo el país con la reubicación de los sureños. Los libros de cocina del sur de Estados Unidos y las revistas también ayudaron a popularizar muchos de estos platos en lugares mucho más allá de sus raíces. Algunos, como la cazuela de camote, el pastel de nuez y el aderezo de pan de maíz. Se han convertido en lo esperado en la mesa de Acción de Gracias. Otros como la salsa de pavo y los arándanos.

Día de Acción de Gracias en la era moderna
Día de Acción de Gracias en la era moderna

Día de Acción de Gracias en la era moderna

Si hay un día del año cuando la comida y la familia ocupan un lugar central, es el Día de Acción de Gracias estadounidense. Es un día festivo sobre “volver a casa” con todo el contenido emocional que implican esas dos palabras. El domingo siguiente al Día de Acción de Gracias es siempre el día de viaje más ocupado del año en los Estados Unidos. 

Cada día del largo fin de semana de Acción de Gracias, más de 10 millones de personas salen a los cielos. Otros 40 millones de estadounidenses conducen para cenar en Acción de Gracias. Y los ferrocarriles de la nación están llenos de viajeros que se van a casa para las vacaciones.

A pesar de las turbulencias de la era moderna, y quizás aún más, debido a ello, reunirse en agradecimiento para la celebración de Acción de Gracias con amigos y familiares es un ritual anual profundamente significativo y reconfortante para la mayoría de los estadounidenses. La necesidad de conectarse con sus seres queridos y expresar su gratitud es el corazón de todo este festejo. Agradecimiento en oración, recreación y nostalgia por un momento más simple. 

Y en algún lugar de la bulliciosa actividad de cada Día de Acción de Gracias de noviembre se encuentra el recuerdo nacional permanente. Un momento en Plymouth de hace casi 400 años, cuando dos culturas distintas, al borde de un cambio profundo e irrevocable, compartieron una fiesta de otoño.

Echa un vistazo a uno de nuestros recorridos por América para viajar, una vez en la vida a Estados Unidos en el día de Acción de Gracias.

 

 

 

 

DEJAR COMENTARIO